La satisfactoria labor de contagiar el amor por la naturaleza

El conocimiento no sirve de nada si no se comparte, eso es algo que tiene claro Juan (Yohanan) Núñez, un dominicano que está a ley de un par de materias para graduarse como biólogo y comparte en redes sociales sus conocimientos.

Contrario a lo común entre los científicos, Yohanan aceptó el reto de “salir de la cueva” con tal de contagiar al mundo con su amor por la naturaleza y crear conciencia sobre esos temas importantes a los que, por desconocimiento, no todos prestan atención.

Él es divertido, espontáneo, accesible y está convencido de que cualquier persona se puede interesar en la ciencia, siempre que se la enseñen de forma pragmática y aterrizada, explicándole cómo cada tema le afecta positiva o negativamente, como él hace.

“Estoy muy feliz de cómo el público lo ha recibido. Hay mucha gente que me escribe diciendo que han aprendido más conmigo que en la escuela”.

Pero su vida no siempre estuvo por el camino de la ciencia, de hecho, estaba muy alejada.

Yohanan es amante a la fotografía. A los 15 años su padre le regaló su primera cámara fotográfica y comenzó a hacer fotos. Posteriormente, ahorró y se compró una cámara profesional y siguió tras su meta de convertirse en fotógrafo. Con esas ganas fue a Chavón y estudió producción de fotografía de moda.

Al graduarse, se dio cuenta que la fotografía de moda no le llenaba tanto y quiso buscar otra cosa a la que dedicarse. Influenciado por su abuela, que es microbióloga y siempre le decía que él tenía que estudiar ciencia para para que ella no fuera “la única loca científica de la familia”, decidió estudiar ciencia; al llegar a la universidad descubrió la Biología.

Al igual que ocurre a muchas personas, Yohanan subestimaba el interés que podía generar en la gente el mar de conocimientos que él adquiría sobre plantas, flores, insectos, animales y la naturaleza en general. Pero todo cambió hace un año cuando se atrevió a dar un giro a sus redes sociales y dedicarlas a la divulgación científica.

Su historia comenzó a gestarse en Valle Nuevo, en un viaje con amigos. Durante el recorrido de casi seis horas por el lugar, Yohanan se la pasó hablando de bichos, plantas y todo cuanto viera. Habló tanto que mareó a uno de sus compañeros, José Sánchez (@MrPichon), recuerda ahora entre risas.

Yohanan Núnez

“Si tú generaras to’ ese contenido muchísima gente te seguiría”, le dijo Pichón luego de reclamarle por pasarse todo el viaje hablando sin parar. Pero él no tomó el consejo en serio “¿a quién @#$% le va a interesar la Biología en este país?”, cuestionó en ese momento.

Pero luego decidió hacer la prueba y comenzó a prepararse para compartir contenido científico en su Instagram. Con la ayuda de su amigo aprendió a usar Adobe Illustrator y a manejar las redes sociales.

Así comenzó a trabajar @yohanature, una de las pocas cuentas dominicanas dedicadas a la difusión de contenido científico.

6,600 seguidores después, se ha dado cuenta de lo equivocado que estaba al pensar que nadie estaba interesado en contenidos científicos. Su comunidad le confirma a diario que en el país hay mucha gente interesada en la Biología, hambrienta de conocimientos y llena de curiosidad.

“Nunca pensé que (las redes sociales) iban a ser una herramienta para educar a la gente, nunca se me ocurrió”, reconoce ahora evidentemente sorprendido por la recepción que tienen sus contenidos.

Por momentos Yohanan no se cree el nivel de fidelidad que tiene su comunidad, ni la gran aceptación que tiene él como persona ni la confianza que ahora le tienen sus seguidores para consultarle antes de matar algún bicho.

Pero, si algo sabe bien Yohanan es que en redes sociales se lucha contra miles de cuentas para captar la atención de los usuarios, de ahí que sea exigente con él mismo y siempre apueste al atractivo visual en todas sus publicaciones.

Captura 1A esto se debe que sus publicaciones, además de estar sustentadas en estudios, tengan que cumplir ciertas características para ser publicados:

  • Ser entendible: en sus publicaciones desmenuza y “aplatana” lo más posible las informaciones para derribar el muro de términos casi impronunciables que separa a los científicos del ciudadano común.
  • Gráficamente lindo: él entiende que si el contenido no es presentado de forma atractiva la gente no va a prestarte atención. “En las redes sociales estás con miles de cosas que la gente puede ver, entonces hay que pelear por la atención”.
  • Ser empático: más allá de compartir información sobre sus temas favoritos, Yohanan crea contenidos que puedan interesar a cualquier persona o, en su defecto, que deban interesarle. Por ejemplo, la campaña “Yo no me baño con aguacate” para hacer conciencia del daño que podría provocar el uso de Valle Nuevo para cultivar aguacates, algo que afectaría la producción de agua.

Su deseo es seguir llevando contenido de calidad a su comunidad y que cada vez más personas se animen a compartir lo que saben para que, al igual que él hace, contagien a otros.

“Nadie ama lo que no conoce. Si queremos que haya conservación y que la gente ame la naturaleza, tenemos que caerles atrás”.

Para quienes comparten su amor por la ciencia, en cualquiera de sus ramas, su mensaje es que lo compartan porque “es más fácil de lo que se imaginan”. Hacer que las personas vean lo positivo y el valor de las cosas es posible y muy gratificante siempre que se comunique de forma empática, atractiva y simple.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s